El partido de Netanyahu pierde una banca en el recuento pero igual podrá formar gobierno

El partido nacionalista Likud del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, perdió hoy una banca en el Parlamento con el recuento final de votos de los comicios de la semana pasada, pero mantiene los escaños necesarios -65 de los 120 de la cámara- para formar gobierno aliado con otras fuerzas de derecha.

El Likud se queda con 35 escaños en el cómputo final, uno menos que los 36 que le dio el recuento del pasado jueves, y finalmente empata en bancas con la coalición centrista Azul y Blanco, encabezada por el ex jefe del Estado Mayor Benny Gantz, informó la agencia de noticias EFE.

El otro grupo que modifica sus resultados es el partido de judíos ultraortodoxos Judaísmo Unido por la Torá, que sube de siete a ocho escaños, los mismos que la otra formación ultraortodoxa, Shas.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario