Sin presidente, el país se lanza a una incierta transición

Argelia empezó a desandar este miércoles una compleja transición llena de incertidumbres, luego de la renuncia del veterano presidente Abdelaziz Bouteflika tras semanas de protestas de manifestantes que no se conforman y que insisten en reformar todo el sistema político de la nación rica en gas, aliada de Occidente en la lucha contra el extremismo islámico.

Argelia amaneció envuelta en esta alegría pero plagada de incertidumbres tras la partida del hombre que gobernó el país durante 20 años y que se había convertido en una de las grandes figuras políticas del mundo árabe.

Un discreto aliado del ex mandatario, el presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, de 77 años, se hará cargo ahora del país como líder interino hasta las próximas elecciones. Pero esto podría reforzar el malestar de los manifestantes que derribaron a Bouteflika, quienes quieren reformar todo un sistema político que ven como represivo y corrupto y han llamado a una nueva marcha para el viernes.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario