22 julio, 2024

Radio Fenix

La Radio que vino para quedarse

Mujeres palestinas e israelíes expusieron en conjunto sobre la paz como objetivo común

Al compás de la polarización que genera el conflicto palestino-israelí, también hay voces voces palestinas e israelíes que piden el fin de la guerra en la Franja de Gaza y una solución política que traiga seguridad y paz a todos los habitantes de la región. En ese marco, dos organizaciones de mujeres israelíes y palestinas realizaron este sábado un encuentro virtual en el que expusieron sobre sus más de tres años de trabajo conjunto en busca de la paz.

El panel estuvo encabezado por cuatro mujeres: Manuela Rotstein, Ghadir Hani, Reem Al-Hajajreh, y Marwa Hannad. Las dos primeras son activistas de la organización israelí Mujeres activan por la paz (WWP), mientras que Al-Hajajreh y Hannad forman parte de Mujeres del Sol (WOS), una organización palestina con sede en Cisjordania. El evento contó además con la presencia de un público compuesto por más de 250 personas, de diferentes partes del mundo. La barrera idiomática no fue un impedimento para las panelistas, ya que hubo un invitado que actuó como traductor entre árabe y español.

«Lograr una vida con esperanza»

La primera en tomar la palabra fue Al-Hajajreh, quien como directora de WOS presentó a los presentes la organización palestina, precisando que cuenta con alrededor de 3.000 miembros que viven en la Franja de
Gaza, Cisjordania y Jerusalén. También explicó cómo empezó la colaboración con el movimiento de mujeres israelíes. «Llegar a trabajar en conjunto entre los dos movimientos no era fácil, dado también los lugares de donde veníamos, nuestras culturas y nuestras tradiciones. En principio, aseguramos la necesidad de encontrar un idioma mutuo, donde no nos apuntáramos con acusaciones ni tampoco en áreas de la política que no dejen avanzar con el diálogo», señaló.

«Este diálogo mutuo es para lograr una vida con
esperanza para nuestros hijos, presionando a nuestros líderes a volver a la
mesa de negociación y también extenderlo a líderes del resto del mundo», subrayó la activista palestina. También dijo que piden la implementación de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU Sobre Mujeres, Paz y Seguridad (2000), que insta a incrementar la participación y representación de las mujeres en la prevención, la gestión y la solución de conflictos.

Marwa Hannad, licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Marketing por la Universidad de Belén, agregó que el objetivo de WOS es fortalecer el papel de las mujeres en los ámbitos político, económico y social. «La organización ofrece programas de entrenamiento vocacional para equipar a las mujeres con las habilidades necesarias para perseguir oportunidades económicas y contribuir al desarrollo económico de sus comunidades», mencionó.

Sin embargo, la licenciada aclaró que con el estallido del conflicto bélico en Gaza modificaron algunos de sus planes, priorizando la entrega de bienes de primera necesidad a las familias afectadas. También destacó que la organización ofrece programas de apoyo en salud mental y recursos para ayudar a las mujeres a recuperarse del trauma de la guerra.

Llegar a un acuerdo de paz 

Luego la magíster en Lingüística y Ciencias Cognitivas, Manuela Rotstein, tomó la posta para presentar a WWP, indicando que es uno de los mayores movimientos de base de Israel, con 50,000
miembros. Hay entre ellas mujeres de todo el arco político y social, así como judías, árabes,
drusas y beduinas. «Nos une una meta: llegar a un acuerdo de paz con los palestinos. No nos restringimos a un cese de fuego,
a un basta de la guerra. No. Nosotras queremos un acuerdo porque pensamos que
este es el modo de llegar a
una paz justa y duradera», afirmó la activista nacida en Argentina. «Nosotras creemos que la paz es difícil, pero también es imprescindible. «Como dijo una de nuestras compañeras: ‘La paz será o no seremos’. El camino a la autodestrucción lo estamos viendo en estos momentos», remarcó.

La activista Ghadir Hani, que trabaja como coordinadora de la
sociedad árabe en el Centro de Mediación de la ciudad israelí de Acre, hizo énfasis en la importancia de la educación de los niños. «Donde yo vivo hay miedo. Para eliminar el miedo hay que tener conocimiento. Para tener conocimiento hay que construir la confianza. Y la confianza se construye enseñando», señaló la palestina residente en Israel, para explicar que es necesario que tanto palestinos como israelíes dejen a un lado poco a poco los prejuicios y miedos que puedan ver los unos con los otros.

Hani también sostuvo que ella como palestina e israelí no quiere que prevalezcan las diferencias políticas, sino mirar los puntos de encuentro entre ambos partes del conflicto desde el lado humano: «Si uno piensa del lado humano, nadie quiere ver niños muriendo ni saber que uno mientras duerme puede ocurrir algún hecho violento», planteó la también miembro de la junta directiva de la asociación Albakour para el fomento de la primera infancia en la sociedad árabe en el Negev. «Entonces yo no tomo parte por uno u otro, sino que quiero representar ambos lados para lograr la solución y la paz», añadió, aclarando que cuando sale a protestar en el marco del conflicto palestino-israelí lo hace pidiendo por ambos bandos.

Cerca del final del encuentro, las organizadoras propusieron al público presente una dinámica en la que cada uno debía acceder a un link y escribir una palabra que resuma el mensaje que se lleva de lo expuesto por el panel. Al cabo de dos minutos, se presentaron en pantalla las decenas de palabras que se seleccionaron, de las cuales las más elegidas fueron: esperanza, paz, amor, diálogo, agradecimiento y entendimiento.

Informe: Axel Schwarzfeld

source